1 Ciudad del Saber, citando al Servicio Nacional de Migración, 2019.
2 ONU, 2019.
3 ACNUR, 2018.
4 Informe sobre las Migraciones en el Mundo, 2020.

Gracias por su interés en la campaña Somos Lo Mismo y bienvenidos a este portal de prensa, esperamos que les sea de utilidad.

Sobre refugiados y migrantes

Los términos «refugiado» y «migrante» se usan con frecuencia de manera intercambiable en los medios de comunicación y en el discurso público, sin embargo, combinar ambos conceptos puede implicar serias consecuencias, pues desvía la atención de las protecciones legales específicas de cada uno de ellos.

REFUGIADOS

Son personas que huyen para proteger sus vidas de situaciones como conflictos o persecuciones.

  • Es peligroso para ellos regresar a casa y necesitan buscar protección en otro país.
  • Cruzan las fronteras internacionales para buscar seguridad en los países cercanos.
  • Son personas para quienes regresar a sus países tiene consecuencias potencialmente mortales.
  • No deben ser expulsados ​​o devueltos a situaciones donde su vida y libertad estarían amenazadas.
  • Los Estados son los principales responsables de esta protección.
  • El estatus de refugiado esta regulado en el Derecho Internacional a través de la Convención sobre el Estatuto de Refugiado de 1951, su Protocolo de 1967, instrumentos legales regionales como la Declaración de Cartagena de 1984 y las leyes nacionales.

MIGRANTES

Son personas que se trasladan fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea dentro de un país o a través de una frontera internacional, de manera temporal o permanente, y por diversas razones.

Este término comprende una serie de categorías jurídicas bien definidas de personas, como los trabajadores migrantes; las personas cuya forma particular de traslado está jurídicamente definida, como los migrantes objeto de tráfico; así como las personas cuya situación o medio de traslado no estén expresamente definidos en el derecho internacional.

Nota: En el plano internacional, no existe una definición universalmente aceptada de “migrante”. La presente definición ha sido elaborada por la OIM y no presupone ni establece la existencia de una nueva categoría jurídica.
  • Pueden o no gozar e manera efectiva de sus derechos humanos y encontrarse en mayor riesgo de sufrir violaciones y abusos como la trata y el tráfico de personas, entre otras vulneraciones.
  • Sus vidas no necesariamente corren peligro al regresar a su país de origen.
  • Cada país trata a los migrantes bajo sus propias leyes y procesos de inmigración.
  • Cuentan o pueden contar con la protección de su Estado.

Recursos

DOSSIER DE LA CAMPAÑA

#SomosLoMismo es una campaña que tiene como objetivo promover el respeto, la solidaridad y la integración entre los panameños y los migrantes…

CONSEJOS PARA PERIODISTAS

Recomendaciones para escribir y reportar sobre refugiados y migrantes.

DATOS DESPLAZAMIENTO FORZADO

Nueve datos que debes conocer sobre el desplazamiento forzado.

DATOS SOBRE MIGRACIÓN

Nueve datos que debes conocer sobre la migración.

Preguntas frecuentes

Haz clic para desplegar la respuesta.

#SomosLoMismo es una campaña que tiene como objetivo promover el respeto, la solidaridad y la integración entre los panameños y los refugiados y migrantes que conviven en Panamá. Con este movimiento buscamos recordar que todos los seres humanos están hechos de experiencias, sentimientos, aprendizajes y luchas independientemente de su nacionalidad, religión o estrato social. Cuando somos tolerantes y somos capaces de reconocer nuestras similitudes por encima de las diferencias, crecemos como sociedad y recordamos que todos #SomosLoMismo. La campaña fue lanzada en diciembre 2018 y actualmente se encuentra en su segunda fase en la cual se busca reforzar cómo Panamá históricamente ha sido reconocido por ser un país de tránsito y destino: somos punto de encuentro para diferentes nacionalidades, culturas y razas, lo que nos ha permitido crecer y ser identificado como un territorio para la convivencia pacífica. Aquí no tiene cabida el odio ni el rechazo. Durante el desarrollo de esta etapa se crearán espacios de conexión entre panameños, refugiados y migrantes que les permitan compartir, disfrutar y aprender unos de los otros.

ACNUR y OIM están profundamente preocupados por actos y manifestaciones contra los refugiados y migrantes en algunos países de América Latina, donde la solidaridad ha sido ejemplar. Por ello, con el fin de evitar que el rechazo y discriminación de una minoría socaven esta tradición, buscamos prevenir el estigma y reclamar el respeto por los refugiados y migrantes en América Latina. ACNUR y OIM lanzan en diferentes países campañas de sensibilización. En Panamá lleva por nombre #SomosLoMismo.

Es una campaña nacional que cubre las áreas geográficas donde se registran mayor concentración de  personas refugiadas y migrantes, principalmente en Ciudad de Panamá, Arraiján, La Chorrera y Colón.

Tenemos cuatro puntos de contacto con la comunidad:

  • Redes sociales
  • Medios tradicionales
  • Proyectos comunitarios
  • Activaciones en espacios públicos

Los desafíos que enfrentamos relativos a la xenofobia y los estigmas contra refugiados y migrantes se hacen aún más difíciles de superar debido a que necesitamos información precisa y accesible en los medios de comunicación, ya que los mitos y la desinformación son frecuentes. Debemos evitar retratar a los refugiados y migrantes como víctimas, o peor aún, como una amenaza imaginaria. Es prudente evidenciar los múltiples beneficios para los países de acogida, contando las innumerables historias de personas, que buscan una nueva vida y quieren contribuir positivamente a sus nuevas sociedades.

Aunque cada vez es más común ver que los términos ‘refugiado’ y ‘migrante’ se utilizan indistintamente, existe una diferencia jurídica fundamental entre los dos. Confundirlos podría provocar malas interpretaciones en los debates sobre el asilo y la migración en especial para los Estados que buscan dar respuestas a los movimientos mixtos de personas.

Los refugiados están protegidos y definidos específicamente por el derecho internacional. Los refugiados son personas que están fuera de su país de origen debido a un temor de persecución, a un conflicto, violencia u otras circunstancias que perturben gravemente el orden público, y quienes, en consecuencia, requieren ‘protección internacional’. Su situación suele ser tan peligrosa e intolerable que cruzan las fronteras internacionales para buscar seguridad en los países vecinos, y así poder ser reconocidos como ‘refugiados’. Para ellos es demasiado peligroso volver a su lugar de origen, y por tanto, necesitan asilo en otro lugar. Para estas personas, la negación del asilo tiene consecuencias potencialmente mortales.

El sistema legal específico que protege los derechos de los refugiados se conoce como ‘protección internacional de los refugiados’. La necesidad de este sistema radica en el hecho de que los refugiados son personas que se encuentran en una situación específica que requiere salvaguardas adicionales. Los solicitantes de asilo y los refugiados carecen de la protección de sus propios países.

El artículo 14 de la Declaración Universal de Derechos Humanos establece el derecho de toda persona a buscar asilo y a disfrutar de él. Sin embargo, la noción de asilo no tuvo un contenido claro a nivel internacional hasta que se adoptó la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951 [la Convención de 1951], y se le encargó al ACNUR la supervisión de su aplicación. La Convención de 1951 y su Protocolo de 1967, al igual que instrumentos jurídicos regionales como la Convención de la OUA de 1969 y la Declaración de Cartagena de 1984 por la que se regulan los aspectos específicos de problemas de los refugiados en Áfricay en América Latina, son la piedra angular del sistema moderno de protección de refugiados. Ellos establecen una definición universal de refugiado e incorporan las obligaciones y los derechos básicos de los refugiados.

Los factores que llevan a las personas a moverse de un lugar a otro pueden ser complejos. Con frecuencia las causas son multifacéticas. Las personas migrantes pueden trasladarse para mejorar sus vidas por trabajo, educación, reunificación familiar u otras razones. También pueden trasladarse para aliviar las significativas dificultades que se derivan de desastres naturales, hambruna o pobreza extrema. 

Las razones por las que un migrante sale de su país con frecuencia son apremiantes, y es importante encontrar maneras de responder a sus necesidades y proteger sus derechos humanos.

Si bien la migración es voluntaria e incluso es un derecho humano, muchas veces se dan situaciones en las que las personas se ven obligadas a hacerlo para subsistir, como es el caso de migrantes que no cuentan en sus países con las condiciones mínimas de subsistencia por diversas razones (falta de alimentos, oportunidades de trabajo, acceso a atención médica, etc.). No sufren persecución, pero no tienen tampoco las condiciones mínimas para subsistir  lo cual motiva su migración principalmente por razones laborales.

Las personas migrantes están protegidos por el derecho internacional de los derechos humanos. Esta protección se deriva de su dignidad fundamental como seres humanos. Para algunos, el incumplimiento de la protección de los derechos humanos puede tener graves consecuencias. Puede dar lugar a graves violaciones de los derechos humanos, como trata y trafico de personas, discriminación grave; prisión arbitraria o detención; trabajo forzado, servidumbre, o explotación laboral severa.

Además, algunos migrantes, como las víctimas de trata o los niños migrantes no acompañados o separados, pueden tener necesidades particulares de protección y asistencia, y tienen el derecho de que tales necesidades sean satisfechas.

Distintos estudios demuestran que, al contrario de este falso mito, los refugiados y migrantes impulsan la economía de los países, estos intercambios facilitan, entre otras bondades, el intercambio cultural, la integración social, transferencias de conocimiento. Según el estudio de Science Advances publicado en el diario El País con datos de los últimos 30 años recogidos en países europeos como España, el gasto que generan es menor a los ingresos por PIB e impuestos. Laboratorios y universidades coinciden en que los refugiados devuelven más de lo que reciben.

Una migración bien gestionada contribuye al desarrollo de las sociedades pues la migración facilita la innovación, el intercambio de buenas prácticas, habilidades, recursos. ¡La migración representa oportunidades para los países!

GLOSARIO

Haz clic para desplegar la definición.

Proceso que ofrece una vía de admisión en un país con carácter temporal o permanente a personas o grupos de personas que requieren protección. La admisión humanitaria suele ser un proceso acelerado que se aplica en el caso de las personas que necesitan protección, incluidos, entre otros, los refugiados, las personas con necesidades apremiantes de protección, los migrantes en situación de vulnerabilidad, los miembros de la familia extendida o las personas que necesitan asistencia y cuidados médicos.

Persona no considerada como nacional suyo por ningún Estado, conforme a su legislación.

Marco jurídico internacional en materia de migración, dimanante de diversas fuentes del derecho internacional que se aplican al movimiento de personas dentro de los Estados o entre ellos y regulan la competencia y las obligaciones de los Estados; la condición jurídica, los derechos y los deberes de los migrantes; y la cooperación internacional.

Movimiento de personas que se han visto forzadas u obligadas a escapar o huir de su hogar o de su lugar de residencia habitual, en particular como resultado de los efectos de un conflicto armado, de situaciones de violencia generalizada, de violaciones de los derechos humanos o de catástrofes naturales o provocadas por el ser humano, o bien para evitar dichos efectos. También se usa desplazamiento forzado.

También denominada “deportación” o, en algunas ocasiones, “expulsión”, la devolución consiste en el acto por el cual, en virtud de una orden de deportación, expulsión o devolución, un Estado obliga a un extranjero a salir de su territorio y lo devuelve a su país de origen o a un país tercero tras la denegación de entrada o la expiración de su permiso de permanencia en el país.

Número de migrantes internacionales que llegan a un país (inmigrantes) o parten de un país (emigrantes) en el transcurso de un periodo específico.

Administración de las medidas relacionadas con el movimiento autorizado de personas (migración regular) y bienes, al tiempo que se previene el movimiento no autorizado de personas (migración irregular) y bienes; se detecta a los responsables del tráfico, la trata de personas y los delitos conexos; y se identifica a las víctimas de tales delitos o a cualquier otra persona que requiera asistencia inmediata o a más largo plazo y protección (internacional).

Gestión y ejecución, principalmente por los Estados en el marco de los sistemas nacionales o a través de la cooperación bilateral y multilateral, de un conjunto de actividades que abarca todos los aspectos de la migración y la incorporación de las consideraciones relativas a la migración en las políticas públicas. Este término remite a los enfoques planificados para la aplicación y puesta en práctica de los marcos normativos, legislativos y administrativos elaborados por las instituciones encargadas de la migración.

Conjunto de leyes, políticas, planes, estrategias, planes de acción y actividades relacionados con la entrada de personas al territorio del Estado y la salida de personas del mismo; esas actividades incluyen la detección, el rescate, la interceptación, la investigación, las entrevistas, la identificación, la recepción, la remisión, la detención, la devolución (expulsión) y el retorno, así como otras actividades conexas, tales como la formación y la asistencia técnica, financiera y de otro tipo, incluida la proporcionada a otros Estados.

Marcos conjuntos de normas jurídicas, leyes, reglamentos, políticas y tradiciones, así como de estructuras organizativas (subnacionales, nacionales, regionales e internacionales), y procesos pertinentes que regulan y determinan la actuación de los Estados en respuesta a la migración en todas sus formas, abordando los derechos y obligaciones y fomentando la cooperación internacional.

Proceso bidireccional de adaptación mutua entre los migrantes y las sociedades en las que viven, por el cual los migrantes se incorporan a la vida social, económica, cultural y política de la comunidad receptora. Ello conlleva una serie de responsabilidades conjuntas para los migrantes y las comunidades, y comprende otras nociones conexas como la inclusión y la cohesión social.

Cualquier medida aplicada por un Estado, ya sea en sus fronteras terrestres o marítimas; en alta mar; o en las aguas territoriales o fronteras de otro país a fin de: i) impedir que las personas emprendan un viaje internacional; ii) impedir otros desplazamientos internacionales de las personas que han emprendido su viaje; iii) controlar las embarcaciones respecto de las cuales haya motivos razonables para pensar que transportan personas en contravención del derecho marítimo nacional o internacional. En relación con lo anterior, la persona o las personas concernidas no poseen la documentación requerida ni la autorización válida de entrada.

En el marco de las normas de derechos humanos, los tres elementos básicos que comprende este derecho humano son: el derecho a circular libremente y a elegir la residencia en el territorio de un Estado; el derecho a salir de cualquier país; y el derecho a regresar al propio país.

Término genérico no definido en el derecho internacional que, por uso común, designa a toda persona que se traslada fuera de su lugar de residencia habitual, ya sea dentro de un país o a través de una frontera internacional, de manera temporal o permanente, y por diversas razones. Este término comprende una serie de categorías jurídicas bien definidas de personas, como los trabajadores migrantes; las personas cuya forma particular de traslado esté jurídicamente definida, como los migrantes objeto de tráfico; así como las personas cuya condición o medio de traslado no estén expresamente definidos en el derecho internacional, como los estudiantes internacionales.

Nota: En el plano internacional, no existe una definición universalmente aceptada de “migrante”. La presente definición ha sido elaborada por la OIM para sus propios fines y no presupone ni establece la existencia de una nueva categoría jurídica.
Por lo general, la definición del término “migrante” se basa en dos enfoques, a saber: el enfoque “inclusivista”, aplicado por la OIM y otros organismos, en cuyo marco el vocablo “migrante” se considera un término genérico que aglutina todas las formas de movimiento; y el enfoque “residualista”, que excluye del término “migrante” a aquellas personas que huyen de las guerras o de la persecución (J.Carling, What is the meaning of migrant?, disponible en http://www.meaningofmigrants.org [última consulta: 8 de mayo de 2019]).

A efectos de la recopilación de datos sobre migración, el Departamento de Asuntos Económicos y Sociales de las Naciones Unidas (DAES) define “migrante internacional” como “toda persona que cambia de país de residencia habitual” (Recomendaciones sobre Estadísticas de las Migraciones Internacionales, Revisión 1 [1999], párr. 32). Esta definición del DAES excluye los viajes al exterior “con fines de ocio, vacaciones, visitas a parientes y amigos, negocios, tratamiento médico o peregrinación religiosa” (ibíd.). El DAES también ha elaborado definiciones específicas para los migrantes por largo y breve plazo (véanse las entradas correspondientes).

Movimiento de personas que se produce al margen de las leyes, las normas o los acuerdos internacionales que rigen la entrada o la salida del país de origen, de tránsito o de destino.

Nota: Si bien no existe una definición universalmente aceptada de “migración irregular”, este término se emplea generalmente para designar a todas las personas que se trasladan al margen de las vías de migración regular. El hecho de que dichas personas migren de forma irregular no exime a los Estados de la obligación de proteger sus derechos. Las categorías de migrantes que podrían no tener otra alternativa que recurrir a las vías de migración irregular comprenden asimismo a los refugiados, las víctimas de la trata o los menores no acompañados. La decisión de dichas personas de recurrir a vías de migración irregular tampoco significa que los Estados estén exentos de la obligación de brindar alguna forma de amparo en el marco del derecho internacional, incluida la protección internacional para los solicitantes de asilo que huyen de la persecución, los conflictos o la violencia generalizada. Además, los refugiados están protegidos en virtud del derecho internacional contra cualquier sanción relacionada con su entrada o estancia no autorizada en un país, siempre y cuando estos procedan de un lugar en el que corrían peligro (Convención sobre el Estatuto de los Refugiados [aprobada el 28 de julio de 1951 y en vigor desde el 22 de abril de 1954], art. 31, párr. 1).

Movimiento de personas que se ajusta a las leyes y normas que rigen la salida, la entrada, el retorno y la permanencia en los países, así como a las obligaciones que incumben a los Estados en virtud del derecho internacional, y que se produce en un contexto en el que se preserva la dignidad humana y el bienestar de los migrantes; se respetan, protegen y hacen efectivos sus derechos; y se detectan y mitigan los riesgos asociados a la circulación de personas.

Nota: Este término forma parte del título del Pacto Mundial para la Migración (Pacto Mundial para la Migración Segura, Ordenada y Regular [aprobado el 19 de diciembre de 2018], documento A/RES/73/195 de las Naciones Unidas [11 de enero de 2019], anexo). Pueden observarse algunas variaciones en otros documentos. Por ejemplo, la meta 10.7 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible se formula como sigue: “Facilitar la migración y la movilidad ordenadas, seguras, regulares y responsables de las personas, incluso mediante la aplicación de políticas migratorias planificadas y bien gestionadas” (Asamblea General de las Naciones Unidas, Transformar nuestro mundo: la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible [21 de octubre de 2015], documento A/RES/70/1 de las Naciones Unidas). En el título del Marco de Gobernanza sobre la Migración de la OIM también se hace referencia a los elementos esenciales para facilitar la migración “de manera ordenada, segura, regular y responsable”, y uno de los objetivos de dicho Marco consiste en “cerciorarse de que la migración se efectú[e] de manera segura, ordenada y digna” (Organización Internacional para las Migraciones, Marco de Gobernanza sobre la Migración [2015], documento C/106/40, Objetivo 3).

En ausencia de una terminología internacionalmente aceptada, la OIM desarrolló una definición de trabajo en el año 2007, que define a los migrantes ambientales como «personas o grupos de personas que debido a cambios repentinos, o progresivos, en el medio ambiente que afectan de manera adversa su vida, o sus condiciones de vida, se ven obligados a abandonar sus hogares o deciden hacerlo por voluntad propia, temporal o permanente, trasladándose a otro lugar dentro de su propio país o al extranjero» (IOM 2007). La definición de la OIM abarca los movimientos de población o el desplazamiento, ya sea temporal o permanente, interna o transfronteriza, y con independencia de si es voluntaria o forzada o si es debido al cambio ambiental repentino o gradual.

Fuente: https://environmentalmigration.iom.int/sites/default/files/Research%20Database/M%C3%B3dulo%201_%20Serie%20Migraci%C3%B3n%2C%20Medio%20Ambiente%20y%20Cambio%20Clim%C3%A1tico_%20Baja%20resol….pdf

En el contexto de la migración, país que corresponde al destino de una persona o de un grupo de personas, independientemente de si migran de forma regular o irregular.

Nota: Cuando se trata de desplazados internos, se debe utilizar el término “lugar de destino”.

En el contexto de la migración, país de nacionalidad o de anterior residencia habitual de una persona o grupo de personas que han migrado al extranjero, independientemente de si lo hacen de forma regular o irregular.

En el contexto de la migración, país por el que pasa una persona o grupo de personas, en cualquier viaje hacia el país de destino, o bien desde el país de destino hacia el país de origen o de residencia habitual.

Fuente (adaptación): Convención Internacional sobre la Protección de los Derechos de Todos los Trabajadores Migratorios y de Sus Familiares (aprobada el 18 de diciembre de 1990 y en vigor desde el 1º de julio de 2003), art. 6 c).
Nota: El concepto de tránsito entraña una noción de temporalidad. Sin embargo, para muchos migrantes, en particular los que migran de manera irregular, el viaje hacia el destino previsto puede durar meses o incluso años. Ello pone en entredicho la noción misma de tránsito y plantea la cuestión de cuánto debe durar la estancia para que el país de tránsito se considere país de destino (Oficina del Alto Comisionado de las Naciones Unidas para los Derechos Humanos, Situación de los migrantes en tránsito [2015]).

El Derecho Internacional de los Refugiados establece algunos principios claves sobre la protección a las personas que han sido forzadas a huir de sus hogares. Estos son:

  • Principio de no devolución o non refoulement: establece que ningún Estado puede poner en modo alguno a un refugiado en las fronteras del país o territorio donde su vida o libertad corra peligro. En Panamá, este principio comprende también la prohibición de rechazo en frontera. (art. 33 – Convención de 1951)
  • Principio de no sanción por ingreso irregular: establece que ningún Estado debe sancionar a los refugiados por haber entrado o encontrarse en condición irregular (art. 31 – Convención de 1951)
  • Principio de No discriminación: establece que el Estado deberá respetar y garantizar los derechos de los solicitantes de asilo y refugiados sin discriminación alguna. El articulo de la ley panameña incluye que no se debe discriminar por identidad de género u orientación sexual. (art. 3 – Convención de 1951)

Es una persona que ha sido forzada a huir de su país porque su vida, o la de su familia, corren peligro. Estas personas suelen huir de guerras, violencia, persecución, violaciones graves de derechos humanos y conflictos. El estatuto de refugiado es reconocido por los Estados con base en la Convención sobre el Estatuto de los Refugiados de 1951, los marcos regionales, como la Declaración de Cartagena de 1984, y las normativas nacionales.

Reunificación familiar (derecho a la) – Derecho de los extranjeros a entrar y residir en un país en el que sus familiares residen legalmente o del cual poseen la nacionalidad, a fin de preservar la unidad familiar.

Fuente (adaptación): Consejo de la Unión Europea, Directiva 2003/86/CE sobre el Derecho a la Reagrupación Familiar (22 de septiembre de 2003), DO L 251/12.

Persona que busca protección internacional. En países con procedimientos individualizados, un solicitante de asilo es una persona cuya solicitud aún no ha sido objeto de una decisión firme por el país donde ha sido presentada. No todos los solicitantes de asilo son reconocidos como refugiados, pero todos los refugiados son inicialmente solicitantes de asilo.

Trata de personas – Captación, transporte, traslado, acogida o recepción de personas, recurriendo a la amenaza o al uso de la fuerza u otras formas de coacción, al rapto, al fraude, al engaño, al abuso de poder o de una situación de vulnerabilidad o a la concesión o recepción de pagos o beneficios para obtener el consentimiento de una persona que tenga autoridad sobre otra, con fines de explotación. Esa explotación incluye, como mínimo, la explotación de la prostitución ajena u otras formas de explotación sexual, los trabajos o servicios forzados, la esclavitud o las prácticas análogas a la esclavitud, la servidumbre o la extracción de órganos.


Fuente: Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (aprobado el 15 de noviembre de 2000 y en vigor desde el 25 de diciembre de 2003), art. 3 a).
Nota: En el artículo 3 del Protocolo contra la Trata de Personas también se dispone que “[e]l consentimiento dado por la víctima de la trata de personas a toda forma de explotación intencional descrita en el apartado a) del […] artículo no se tendrá en cuenta cuando se haya recurrido a cualquiera de los medios enunciados en dicho apartado” (Protocolo para Prevenir, Reprimir y Sancionar la Trata de Personas, Especialmente Mujeres y Niños, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional [aprobado el 15 de noviembre de 2000 y en vigor desde el 25 de diciembre de 2003], art. 3 b)).
La trata también puede tener lugar dentro de las fronteras de un Estado.
Véase asimismo: tráfico (de migrantes)

Tráfico (de migrantes) – Facilitación de la entrada irregular de una persona en un Estado Parte del cual dicha persona no sea nacional o residente permanente con el fin de obtener, directa o indirectamente, un beneficio financiero u otro beneficio de orden material.

Fuente (adaptación): Protocolo contra el Tráfico Ilícito de Migrantes por Tierra, Mar y Aire, que complementa la Convención de las Naciones Unidas contra la Delincuencia Organizada Transnacional (aprobado el 15 de noviembre de 2000 y en vigor desde el 28 de enero de 2004), art. 3 a).
Nota: En esta definición, el término “entrada ilegal” que figura en la definición del Protocolo se ha sustituido por “entrada irregular”.
Véase asimismo: trata de personas

Visado en virtud del cual se autoriza a una persona a entrar y permanecer con carácter temporal en el país expedidor por motivos humanitarios, por una duración variable, tal y como se establece en la legislación nacional o regional aplicable, a menudo con el fin de cumplir las normas pertinentes en materia de derechos humanos y refugiados.

Si bien no existe una definición internacionalmente aceptada de “xenofobia”, esta puede definirse como el conjunto de actitudes, prejuicios y comportamientos que entrañan el rechazo, la exclusión y, a menudo, la denigración de personas por ser percibidas como extranjeras o ajenas a la comunidad, a la sociedad o a la identidad nacional.

Quieres seguir en contacto o recibir las últimas actualizaciones sobre #SomosLoMismo

CORREO
contacto@somoslomismo.com

 

NUESTRAS REDES SOCIALES